athenadentales@gmail.com +0977198850

0.00 € (0)

Cesta de compra

Mitos y leyendas de la salud bucodental

 

Camara intraoral

No cabe duda de que una buena salud bucodental es clave para disfrutar de una buena salud general. Sin embargo, el ideario popular está plagado de creencias o ‘medias verdades’ que, lejos de proteger nuestros dientes y encías, provocan que descuidemos nuestra salud oral y tengamos un mayor riesgo de contraer enfermedades.

 

1. Es normal que sangren las encías

El sangrado es un signo de alarma en cualquier lugar del cuerpo y, lógicamente, las encías no constituyen una excepción. Así, una encía sana no debe sangrar, y si lo hace es porque algo no va bien. Además, el origen de este sangrado no se encuentra, como creen muchas personas, en el uso de un cepillo más duro o en un cepillado con mayor fuerza. Como alerta la SEPA, «el sangrado de las encías es un signo de inflamación y de enfermedad».

 

2. Si no duele, no es importante

La periodontitis o enfermedad de las encías también es conocida, además de como piorrea, como la ‘enfermedad invisible’. Y es que en los estadios iniciales no presenta ningún signo o síntoma aparente, caso del dolor. Pero ello no implica que las encías estén sanas. Un aspecto importante dado que esta periodontitis se asocia a un mayor riesgo de enfermedades muy peligrosas y potencialmente mortales, como las patologías cardiovasculares, la diabetes o el cáncer. El sangrado de las encías es un signo de inflamación y de enfermedad.

3. Los fumadores están ‘protegidos’ frente a la enfermedad periodontal

El sangrado de las encías es menos frecuente en los fumadores que en el resto de la población. Pero ello no supone que fumar proteja frente a la periodontitis. Por el contrario, los fumadores tienen un riesgo tres veces mayor de padecer la enfermedad y de que esta progrese más rápidamente. Y como el principal signo de alarma, esto es, el sangrado de las encías, está enmascarado, el riesgo de demora diagnóstica es mucho mayor.

 

4. Los tratamientos de mantenimiento me desgastan los dientes

El esmalte dental, esto es, el armazón que recubre el diente, es la parte más dura y resistente del organismo. De hecho, alcanza siete puntos en la Escala de Mohs –escala que mide la dureza de los materiales y que abre el talco, con un único punto, y cierra el diamante, con 10–. Por tanto, los tratamientos de mantenimiento, amén de necesarios, no desgastan el diente.

 

5. El tratamiento periodontal no sirve para evitar la pérdida dentaria

La periodontitis provoca la destrucción de la masa ósea que sustenta las piezas dentales y, por tanto, la pérdida irreversible de los dientes. Por tanto, su tratamiento logra mantener los dientes en la mayor parte de los casos. Y en aquellos en los que no resulta posible, se puede recuperar parte del hueso perdido con técnicas regenerativas específicas.

 

6. Cuanta más espuma hace el dentífrico, más limpia. Y mejor con un cepillo de cerdas duras

Los espumantes son, junto a otros muchos productos –como los antibacterianos, los humectantes o los saborizantes–, un componente esencial de la formulación básica de la mayoría de las pastas dentales. Pero lo que realmente asegurar una limpieza adecuada de los dientes y elimina la placa bacteriana es el uso adecuado y eficaz del cepillo. Como recuerda la SEPA, «la duración del cepillado y el método empleado son claves para el éxito».

Entonces, ¿es mejor utilizar un cepillo de cerdas duras? Pues sí, pues por lo general son más efectivos a la hora de eliminar la placa bacteriana y las manchas en los dientes. Pero cuidado: los cepillos de cerdas duras o el cepillado brusco o traumático pueden producir desgaste en el esmalte y retracción en las encías, quedando expuesta la raíz de la pieza dental.

 

7. El colutorio, cuanto más ‘pica’, más cura

Un enjuague bucal fuerte o con mucho alcohol no siempre es mejor para la salud de las encías. Además, pueden provocar sequedad de los tejidos orales. Y asimismo, siempre deben utilizarse como complemento del cepillado, pues por sí solos no son efectivos para controlar la placa bacteriana.

 

8. El mal aliento o halitosis se debe a problemas digestivos

La realidad es que el mal aliento o halitosis se origina en hasta un 85-90% de las veces en la cavidad oral. De hecho, este mal olor procede del efecto de las bacterias anaerobias que hay en la boca, que son capaces de degradar productos de la alimentación. Así, las deficiencias en la higiene oral, la presencia de enfermedad periodontal, la acumulación de bacterias y la putrefacción de restos de comida son, entre otros, factores de riesgo para el desarrollo de la halitosis.

marca

  • Baola

  • Being

  • COXO

  • Denjoy

  • HEMAO

  • JeKen

  • Jinme

  • LY

  • Magenta

  • NSK

  • SKL

  • Sun

  • Tosi

  • Victory

  • Vrn

  • Woodpecker

  • YJ

  • ZoneRay

  • Athena

  • MICRO-NX

  • Micare

  • VITA

  • MLG

  • Satelec

  • Bien Air

  • Hu-Friedy

  • P & T

  • SAEYANG

  • Tiantian

  • JSDA

  • Cristofoli

  • Getidy

  • JT

  • KWS

  • WBX

  • HL

  • WOSON

  • Jianshifu

  • GREELOY

  • JIBIMED

  • Tong Shou

  • CONTEC

Correo electrónico
Atención al cliente
Tel. +0977198850
de 9.30-18.00h
athenadentales@gmail.com
Envío gratis 24/48h
Envío gratuido por todos pedidos.
Paga como quieras
Por tarjeta, Paypal o transferencia.
Devoluciones
Tienes 15 días para cambiar de opinión.
Pago 100% segura
Cuenta con una plaraforma de pago 100% segura.